Dogo de burdeos

Origen:

El Dogo de Burdeos desciende de los Alanos, unos perros molosoides introducidos en Europa por los alanos, un pueblo iraní expulsado por los hunos que se instaló en nuestro continente. Estos perros se utilizaban básicamente para combatir y antes de su desaparición en el siglo V, en Aquitania y en el norte de España ya los habían cruzado con perros autóctonos. El resultado fue el que más adelante se conocería como Dogo de Burdeos. En la Edad Media pasó a ser un perro de guardia y en pleno siglo XVII fue el perro de moda de la burguesía francesa.

Dogo de Burdeos2

Personalidad:

Los perros de raza dogo de burdeos suelen ser muy equilibrados y seguros de si mismos. Habitualmente son animales tranquilos y muy poco ladradores, pero alertas ante la presencia de intrusos. En sus orígenes el dogo de burdeos fue un temible guardián y perro de presa. De hecho se utilizaba para la lucha contra el buey salvaje, el oso e incluso contra los leones. Dentro de los molosos el dogo de burdeos es uno de los más ágiles.

Actualmente la mayoría de los ejemplares de esta raza son perros apacibles y afectuosos aunque desde ya no son perros falderos.

Si bien los ejemplares de dogo de burdeos que estén correctamente socializados suelen ser perros medianamente obedientes, en lo que respecta a la dominancia, las hembras son más recomendables para aquellas personas que tengan dificultades para ejercer autoridad.

Por otro lado los machos suelen ser una mejor elección para aquellas  personas en la cual la función de guardia constituya una prioridad.

Comportamiento:

A pesar de su pasado belicoso, el Dogo de Burdeos es afectuoso, tranquilo, equilibrado, agradable y bondadoso. Se muestra muy apegado a su dueño y es cuidadoso y paciente con los niños, de los que soportará toda clase de juegos y tirones de cola. Tiende ser tozudo y orgulloso, aunque una vez que aprenda una orden nunca se le olvidará.

Los perros de raza dogo de burdeos son animales poderosos, de fuerte temperamento, vigilantes, capaces de asimilar todo tipo de experiencias y adaptarse a todas las condiciones ambientales. En general los ejemplares de esta raza suelen ser bastante equilibrados y muy buenos guardianes pero poco ladradores.

Un dogo de burdeos bien socializado, educado, jerarquizado y sobre todo con un dueño responsable, suele ser un muy buen compañero del ser humano, tanto de adultos como de niños; claro que como con todo perro de gran poder la relación con los niños debe ser rigurosamente supervisada.

Dogo de Burdeos4

Aspecto:

El Dogo de Burdeos es un perro musculoso, atlético e imponente. Tiene una cabeza ancha y llena de arrugas y un labio colgante que le cubre la mandíbula inferior. Tiene los ojos ovalados y separados y unas orejas pequeñas y caídas. La cola es gruesa en la base y le llega a la altura del corvejón. Su pelo es fino, corto y suave. Este perro puede ser unicolor caoba o de la gama de los leonados, pero siempre con una máscara bien marcada roja o negra.

Salud:

El Dogo de Burdeos es un perro de salud frágil. Como todos los de su tamaño puede padecer displasia de cadera y tiende a verse afectado por problemas de piel o de hinchazón.

dogo de burdeos